Archivo de la categoría: dosntknowschooloflife

20D, Elecciones generales

Estamos a menos de una semana de las elecciones generales en España del 20 de diciembre. La opinión pública y la sociedad civil viven los días previos de campaña, repletos de debates y mitines en toda la geografía nacional. Pero no son unas elecciones al uso. El hecho de que hayan aparecido nuevas formaciones políticas con gran empuje e intención de voto, supone un cambio en el panorama político español que, unido a los reclamos nacionalistas de Cataluña y de algunas voces que piden una reforma constitucional, ha hecho que sean unas elecciones especialmente representativas. De ahí el interés del ebook  La sociedad civil ante las elecciones generales del 20-Dreciente incorporación a la oferta divulgativa de dontknow.net.

Votar

Una herramienta clave para análisis previos y posteriores a esta convocatoria a las urnas, donde merece un estudio la incidencia de otra serie de factores importantes como la crisis económica -aunque ya saliendo de ella-, la corrupción política y la posición nacional e internacional frente al IS -terrorismo del estado Islámico-. Lo que parece quedar claro es que la sociedad pretende un bienestar y un progreso que no solo son cuestión de los partidos políticos y las instituciones públicas, sino que precisan del empuje y la capacidad de emprender e innovar de la sociedad civil en su conjunto.

En este sentido, se ha producido el III Encuentro Nacional de la Sociedad Civil que ha servido para lanzar a la opinión pública una serie de debates decisivos frente al cambio político que suponen unas elecciones generales.
Fruto de esta interesante cita, expertos de distintas tendencias han volcado sus ideas sobre cómo, a su criterio, hacer que España mejore en diversos aspectos que entorpecen el progreso material, la creación de empleo y el avance tecnológico, entre otras cosas. Todo un interesante compendio de opiniones y posibles iniciativas que se han recogido en el ebook La sociedad civil ante las elecciones generales del 20-D.

María Font Oliver

 

Anuncios

Exigir transparencia a los medios de comunicación

broken-549087_1280Los medios de comunicación tienen un alto nivel de responsabilidad en el grado de conocimiento y de madurez de los ciudadanos que componen una sociedad democrática. Pero hoy, en momentos de profunda crisis económica e institucional que ha degenerado en una profunda desconfianza hacia los políticos en general, la transparencia de los mismos es más necesaria que nunca.

Las leyes de transparencia, instigadas normalmente por los medios de comunicación, que obligan a los Gobiernos y administraciones públicas a dar libre acceso a toda la documentación de la que disponen (salvo la que afecta a la seguridad nacional y a la intimidad de las personas) son el mejor acicate para poder controlar la acción política y mejorar la salud democrática de un país. Los ciudadanos tenemos derecho a saber cómo se toman las decisiones gubernamentales, en base a qué y quienes participan en ellas, con qué fundamento y con qué medios y consecuencias para nuestras vidas.

En este sentido, los medios de comunicación juegan un papel fundamental como agentes de los ciudadanos para filtrar esa información y controlar la acción política y verificar si se producen abusos o no (corrupción, prevaricación, cohecho, etc.). Sin embargo, a pesar de que la mayoría de los medios de comunicación exigen insistentemente en una mayor transparencia de los poderes públicos, no se aplican para sí mismos esos niveles de exigencia informativa.

Las informaciones y los puntos de vista que transmiten dejan a menudo mucho que desear:

  • Por la imposibilidad de ser objetivo al ciento por cien;
  • Por los sesgos que acarrean las propias creencias e idolologías de los que son propietarios o dirigen el medio o por los intereses espurios de los que les financian y/o patrocinan, y que a veces afectan a la información.

Por eso es muy importante, más allá de exigirles un comportamiento estético y ético que se sustancie en un Libro de Estilo, que al menos sean transparentes en relación a:

  • La línea editorial que siguen, las convicciones, las ideologías que representan y el prisma a través del cual interpretan la realidad o intentan influir en el ánimo o percepción de sus lectores.
  • La trayectoria profesional, las creencias, las ideologías y las afiliaciones de los que escriben los artículos.
  • Las fuentes de patrocinio, además de la mera venta de publicidad.
  • Los ingresos de publicidad y subvenciones y ayudas provenientes de las administraciones públicas u otras entidades financiadas con dinero público.

Creo que es una exigencia democrática que todos los medios de comunicación publiquen de forma recurrente (anualmente, por ejemplo) los datos que permitan conocer de antemano la intencionalidad con la que publican información o artículos editoriales. Saber quién esta detrás (accionistas) y a qué se dedican. Conocer los nombres de periodistas y colaboradores y su filiación política si la tuvieren. Saber quiénes son sus principales anunciantes y patrocinadores y el volumen económico de sus transacciones con el medio. Estar al corriente de quienes son sus principales stakeholders (proveedores, acreedores y deudores, suscriptores públicos). Conocer el volumen de las transacciones económicas realizadas con las administraciones públicas (publicidad, patrocinios y subvenciones, deudas con las administraciones públicas). Acceder a toda la información financiera de la sociedad editora sin tener que buscarla en el Registro Mercantil, etc. Todo ello ayudaría enormemente a conocer mejor la intencionalidad de los medios así como sus compromisos y limitaciones.

Naturalmente, no se debe ni puede exigir este ejercicio de transparencia informativa a través del ordenamiento jurídico, pues se conculcarían distintos derechos fundamentales que amparan también a los medios, a sus empleados y a sus stakeholders. Sin embargo, los medios que lo hicieran de forma voluntaria estarían mucho mejor vistos, serían más respetados y tendrían más posibilidades de ser creíbles y merecedores de la confianza del público en general y de sus lectores afines, en particular.

Eduardo Díez-Hochtleiner

Twitter ya es una cuestión cultural

Imagen Blog

¿Sabes lo que es un museo? Sí, claro. ¿Vas a museos? No mucho. Con Twitter ya sucede algo así: se puede estar o no, pero no se puede ignorar qué es y su impacto en el mundo, la sociedad, la política, la economía, las personas, las empresas y organizaciones… Si los informativos citan a Twitter y asentimos desde la ignorancia, es como afirmar que sabemos qué es un museo pero, a la vez, pensar que son lugares misteriosos donde hay “algo” que no nos interesa. Siguiendo con la analogía, por supuesto que seremos respetuosos con quienes pasan horas visitando museos, aunque nosotros rara vez acudamos a alguno, pero no parece una actitud razonable ni elogiosa ignorar el influjo cultural que poseen.

Así vemos el caso de Twitter: ya no es posible prescindir de él. No podemos seguir pensando que es “una cuestión de esas” de internet, de redes sociales, de frikis, de especialistas, de personas que no tienen nada que hacer o que les sobra tiempo. No, porque el hecho de que los medios de comunicación y cada vez más organizaciones y personas relevantes –no sólo deportistas o artistas– dedican tiempo a su perfil en Twitter, nos debería llevar a reflexionar sobre el fenómeno.

Por eso en dontknow enfocamos Twitter como una actitud que las personas –y entidades de todo tipo– han de optar: ¿estoy o no estoy? ¿de esta manera o de la otra? Para decidir de la mejor forma, lo primero que hay que hacer es conocer bien qué es y cómo funciona. Cursos y libros existen en abundancia, por no hablar de la ingente información que existe en internet sobre esta red social. La propia información corporativa de Twitter incluye un excelente guía de cómo funciona. Pero la realidad es que muchas personas siguen rehuyendo Twitter o sencillamente encogen los hombros o miran para otro lado cada vez que ven el pajarito de Twitter o ese símbolo que unos llamamos almohadilla # y que ahora resulta que se dice hashstag y, lo que es más grave, determina los famosos trending topic… aunque muy pocos saben realmente qué impacto tienen y cómo posicionarse ante ellos (¿habría que hacer algo?). Por eso en dontknow nos planteamos acometer el fenómeno de Twitter para ayudar a las personas y acabamos creando el ebook Maestros del Tweet, que presentamos el próximo 16 de septiembre en el Centro de Innovación de BBVA en Madrid.

¿Por qué Maestros del Tweet  es único? Así lo explicamos en el propio ebook:

Hay cientos de cursos y libros dedicados a Twitter, desde cómo aprender partiendo de 0 hasta cómo dominar las herramientas de gestión más o menos avanzadas. Pero Maestros del Tweet es muy diferente porque te invita a aprender mediante vídeos cortos y consejos de los mejores expertos.

Porque está pensando para aprender a estar (o sencillamente entender) en Twitter de la mejor manera, con arte, con estilo con los consejos de expertos.

Porque estar por estar en Twitter no tiene sentido. Lo importante es saber usarlo de forma correcta, incluso magistral… La peculiaridad de Twitter frente a otras plataformas y redes sociales requiere un proceso de aprendizaje específico.

Maestros del Tweet es una iniciativa viva (porque Twitter mismo no para de cambiar) que seguirá creciendo con más autores, más puntos de vista, vídeos y contenidos útiles. En el arranque contamos con cinco autores que ya han sabido utilizar Twitter con sentido y utilidad y que, ahora, nos ofrecen sus consejos sencillos y asequibles. Sólo nos queda animar a los lectores a conocer mejor esta innovadora plataforma de la mano de Yoani Sánchez  José Antonio Rodríguez SalasEvan Rabble Henshaw-PlathCarlos Fernández GuerraMario TascónJulio Pérez-Tomé, todos ellos expertos en dontknow y a los que agradecemos su participación.

 

 

 

GENERACIÓN Z: MÁS LISTOS Y MÁS COLABORATIVOS QUE SUS HERMANOS MAYORES

internet-123076_640

Uno de los cambios más radicales que vive el mundo de hoy respecto a todas las generaciones anteriores, es que millones niños saben más que los adultos sobre algo realmente importante para la sociedad: Internet y la tecnología digital. Esto supone una situación completamente nueva e inquietante para muchos de esos adultos, pero tiene sus aspectos esperanzadores según la bloguera canadiense Anne Kingston (http://www.macleans.ca/society/life/get-ready-for-generation-z/).

Su artículo señala que los niños que han nacido después de 1998 -tienen menos de 18 años- parecen marcar una diferencia importante respecto a los mayores de 25 (Generación Y) y están muy distantes de los treintañeros de hoy (llamados “Millenials” en inglés).

business-15822_640Obviamente no puede generalizarse, pues no es lo mismo haber nacido en una gran urbe que en una aldea sin conexión, pero son muchos millones, y en cientos de países, los jóvenes nativos digitales activos e independientes que responden al perfil descrito como “Generación Z”. Constituyen la cuarta parte de la población norteamericana y pueden ser más de mil millones en todo el mundo.

Algunos observadores de la sociedad detectan en ellos el surgimiento de una especie de “generación estrella” de personas industriosas, colaborativas y orgullosas de contribuir a mejorar la situación del planeta.

El término “Generación Z” fue popularizado por la agencia de publicidad Sparks & Honey, que realizó un estudio en Nueva York y difundió como “Conozca a la Generación Z y olvide todo lo que sabe sobre los Millenials”. Encontró que el 60% de los miembros de esa generación desea un trabajo socialmente útil frente al 31% de la Generación Y. Son “emprendedores” (el 72% quiere iniciar su propia empresa), y sensibles a lo comunitario (el 26% realiza ya voluntariado en algún sitio). Son, además, mucho más cuidadosos con su salud: fuman y beben menos que sus hermanos mayores. Son tolerantes y menos propensos, además, a asumir los tradicionales roles de género.

Don Tapscott los describe en su libro Grown up digital (2008) como mucho más deseosos de ser inteligentes que guapos. Y el investigador australiano Mark McCrindle, que ha estudiado durante siete años a niños que aún no cumplen 18, asegura que son “la generación más conectada, educada y sofisticada de la historia. No sólo representan el futuro: lo están creando”. Se refiere en parte a los niños y niñas inventores y creadores de aplicaciones, software y diseños, que se mueven como peces en el agua en el ambiente digital creado por sus mayores y se dedican a innovar e inventar cosas útiles y concretas para resolver situaciones difíciles.

Claro, siempre ha habido jóvenes innovadores, pero en este momento la combinación de los medios digitales con el llamado crowdsourcing y la educación on line gratuita, han impulsado a esta generación de una manera que no tiene precedentes. En 2013 la estudiante de 17 años Angela Zhang descubrió un protocolo para que los médicos detecten mejor los tumores en el escáner MRI. Y Jack Andraka, de 15 años, se hizo famoso con su barato y acertado detector de cáncer de páncreas.

Evidentemente ni todos los niños y niñas son así, ni lo son en todo el mundo: sabemos que millones de niños de esa generación no tienen acceso a los mínimos necesarios para vivir dignamente. Motivo de más para no dejar pasar más tiempo, y presionar a gobiernos e instituciones para que prioricen la educación y el acceso digital.

Es, sin duda, una de las claves para un futuro más prometedor, y en parte está en nuestras manos.

 

Dontknow.net

 

Decisiones que pueden cambiar tu vida…SEXUAL

Nuestras conversaciones están llenas de chistes variadísimos sobre sexo. La mayor parte de ellos suelen deslizar una idea: el sexo está ligado, sobre todo, a comportamientos llamados, ¡mal llamados!, instintivos. Y como el sexo entre personas responde a una llamada inapelable de los instintos, la toma de decisiones apenas pinta nada en las conductas sexuales que seguimos.feet-224680_640

Sin embargo, conviene afirmar que también el sexo, en el caso de los seres humanos, está sometido a la toma de decisiones. Es cierto que el sexo se vincula al deseo y sus lógicas, a la búsqueda de la satisfacción y al cuerpo y sus diferentes niveles y sensibilidades químicas. Lo cual convierte al sexo en una dimensión compleja de la vida humana que no siempre está bajo control ni sometida a los supuestos dictados racionales.

 

Pero no podemos negar el clamoroso vínculo existente entre la sexualidad humana y la toma de decisiones. ¿Por qué afirmamos esto?

 

  1. Porque el deseo sexual humano, y en esto parece que los bonobos se nos asemejan, no está sujeto a ciclos naturales de celo. Aunque hay experimentos que muestran cómo aumenta el deseo sexual en las mujeres en su ciclo de ovulación, podemos decir que varones y mujeres tienen a su disposición en todo momento, con los límites físicos correspondientes, su deseo sexual.
  2. Porque el ser humano puede aplazar la satisfacción del deseo sexual por los motivos que sean. No hay en el deseo sexual humano ningún resorte que obligue inexorablemente a satisfacer un determinado requerimiento sexual.
  3. Porque la satisfacción humana del deseo sexual se puede producir de muy diversas formas dependiendo de individuos, situaciones e incluso culturas. Esta variedad de formas de expresión sexual nos permite afirmar que el sexo humano es también cultural, es decir, su propia práctica produce significados culturales que trascienden la mera mecánica sexual humana. Por ello el sexo es, también, una fuente inagotable de simbolismo cultural, religioso y artístico.
  4. Porque podemos elegir, dentro de ciertos límites, con quien satisfacer nuestro deseo sexual y con quien compartirlo. Incluso está en nuestra mano no satisfacer el deseo sexual y optar por un modo de vida asexual.

 

 

Por tanto, si el sexo humano está sometido a la toma de decisiones podemos afirmar que depende, entonces, de nuestra libertad y nuestra responsabilidad. La libertad en la vivencia del sexo se expresa como la libre disposición del propio cuerpo para la exploración y la expresión sexual. Esto dependerá, como otras dimensiones de la persona, de la edad y las capacidades. La libertad también implica que el sexo no debe ser obligado, sino voluntariamente practicado.

 

Pero el sexo no es ajeno a la responsabilidad. Una responsabilidad que se articula, en primer lugar, teniendo en cuenta los deseos y preferencias del compañero sexual de turno al mismo tiempo que las propias. Por ello la comunicación y la franqueza son claves en la relación sexual. También lo es tener en cuenta los posibles riesgos que acompañan a toda relación sexual y abordarlos con madurez y con medidas que minimicen tales riesgos. Los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual son quizá los riesgos más frecuentes que afloran en las relaciones sexuales. Pero la responsabilidad tiene una segunda dimensión que está en relación con los valores personales que se posean. El sexo, al ser una dimensión del ser humano, está también relacionado con los valores que cada persona afirme seguir. Por ello, una vida sexual plena ha de ser expresiva del conjunto de valores que uno tenga.

Ahora bien, en no pocas ocasiones, hay determinados valores relacionados con el sexo cuya base está construida con prejuicios que conviene deshacer a base de conocimientos rigurosos que permitan tomar decisiones informadas y asumir valores contrastados con la realidad. Porque puede haber valores asumidos acríticamente que estén secando una fuente de plenitud de la vida humana como puede ser una vida sexual madura, libre y responsable.

Dontknow es la red social que te ayuda a tomar las decisiones importantes de tu vida con la ayuda de expertos y de las experiencias de personas como tú. El sexo es una fuente importante de decisiones que afectan a toda nuestra vida. Por ello, junto a Universal Thinking Forum y El Ser Creativo, Dontknow promueve el encuentro “Vive tu sexualidad plenamente” que tendrá lugar el próximo 9 de abril de 2014 en México. Allí se reunirán expertos en sexualidad humana para compartir ideas y debatir propuestas de una vivencia más plena y más humana de la sexualidad.

Desde Dontknow puedes seguir y participar en los debates. Y además, si quieres aprender más sobre sexo, podrás seguir en la dontknow school of life el curso “El sexo sentido”, dirigido por Pere Estupinya, autor de S=EX2 y Laura Sánchez, sexóloga y profesora universitaria.

 

¿Quieres vivir una sexualidad más plena?

Entra, regístrate y debate

http://www.dontknow.net